Europa le vuele a dar la espalda a Puigdemont, ahora en Dinamarca