El día después la advertencia de Puigdemont es clara: Habrá declaración de independencia