Puigdemont supera la cuestión de confianza sin que la CUP garantice las cuentas