Puigdemont quiere que su tren llegue lejos