La mujer de Puigdemont, Marcela Topor, con cara de preocupación, lo visita en la cárcel