CiU y ERC rebajan su propuestas soberanista para ganar apoyos