Los nuevos reyes llegan al Congreso