Los electroduendes se cuelan en el Congreso: sin reloj, sin micro...