El Príncipe, convencido de que Cataluña "no es un problema"