El Príncipe Felipe y Urdangarin marcan las distancias