El Gobierno de Puigdemont da por roto su acuerdo con la CUP