Luz verde a la privatización de las televisiones autonómicas