El Gobierno criminaliza a los que participan en los escraches a políticos