La Policía se queda en los hoteles de Cataluña