La Policía ha detenido a ocho presuntos miembros de una célula yihadista