Choque de trenes inevitable en Podemos