El autor del crimen de Pioz se entrega y viaja a España para ser juzgado