Once periodistas y cooperantes españoles han sido secuestrados desde 2011