Pere Navarro se queda solo en su petición de abdicación del Rey