Populares y socialistas apaluden el gesto del Rey