Sánchez e Iglesias, camino del diálogo