Los socialistas apuestan porque España sea una potencia industrial en 10 años