Gómez de la Serna reconoce que cobró 12.000 euros por un informe de 30 páginas