Pedro Sánchez, ante una gobernabilidad difícil