Pedro Sánchez no vería mal que al fiscal general del Estado lo elijan los ciudadanos