Los retos de Sánchez, un secretario general que no es diputado