El PSOE, a vueltas con la libertad de voto en la ley de abdicación