Pedro Sánchez ya no se ve más cerca de Manuel Valls que de Jeremy Corbyn