El PP se resiste a "tirar la toalla" en la carrera por la investidura