El PP promete que no llevará en sus listas a procesados o imputados por corrupción