El Partido Popular, tocado