El Partido Popular usó empresas tapadera para financiarse