Los vecinos dicen que la pareja de Castelldefels discutía con frecuencia a gritos