El Parlament, un hervidero de contactos para formar Gobierno