El Parlament vuelve al trabajo con la Ley del Referéndum sobre la mesa