Soria fue administrador de una sociedad en el paraído fiscal de Jersey