La violencia invade las calles de Pamplona