Las negociaciones para formar Gobierno, cada vez más enquistadas