Pablo Iglesias, dispuesto a dialogar pero insiste en entrar en el Gobierno