Pablo Iglesias con los enfermos de hepatitis C