El PSOE, entre la oferta envenenada de Podemos y el repliegue calculado del PP