El conflicto catalán y el modelo territorial de España divide a los socialistas