La división socialista, al descubierto