El PSC, dividido por la declaración soberanista