El ex conseller de Hacienda gastó más de medio millón de euros en comidas de lujo