El PP defiende solo su propuesta de limitar la jurisdicción universal