El PP critica la sentencia que legaliza el escrache a la vicepresidenta