El PP quiere que sus cargos vigilen la corrupción y se comprometan a controlarla