El PP quiere mantener al núcleo duro de la candidatura europea