Rajoy, con el viento de popa